Categorías
Sin categoría

Tips para una buena relación entre propietarios e inquilinos 

relación entre propietarios e inquilinos

Cuando hay un alquiler de por medio, la relación entre propietarios e inquilinos es uno de los pilares más importantes, especialmente en los de larga duración. 

Y es algo que sucede con normalidad porque cada vez más gente alquila en lugar de comprar.

Normalmente, la comunicación es bastante sencilla. De hecho, la mayoría de los inquilinos y caseros tienen una relación estupenda. 

Sin embargo, a medida que pasan los meses, suelen surgir dudas con respecto a las condiciones del alquiler y sobre la gestión de imprevistos.  

Por ello, siempre será mucho mejor para ambas partes tener una buena comunicación, pues así se minimizan los inconvenientes que puedan surgir. 

Actúa siempre con respeto a la legalidad

Si se pactan las condiciones desde un inicio y se reflejan en un buen contrato de arrendamiento (en Wolo te lo proporcionamos y te asesoramos), debería quedar todo claro.

Una parte importante es la duración del alquiler, que siempre debe aparecer recogida en el contrato.

El contrato, tu mejor garantía

Lo ideal para evitar problemas es que exista un contrato de alquiler, incluso cuando se va a firmar a distancia. De esta forma (ya seas propietario o inquilino) siempre estarás respaldado. 

Además, es fundamental que reconozcas tus derechos y obligaciones, ya que esto sienta las bases para una correcta relación entre ambas partes.

👉 Aquí te dejamos las obligaciones de todo propietario de un piso.

Define las reglas

Como decíamos, si las normas están claras desde el primer instante, es menos probable que surja un conflicto o malentendido. 

Por ejemplo, por parte del inquilino, deberían estar, como mínimo, las siguientes: 

  • Usar la vivienda de manera pacífica.
  • Pagar las facturas de luz, agua o comunidad, si es lo pactado.
  • Dejar la vivienda en el estado que la encontró.
  • Pagar la renta en el plazo pactado.

Comunicación y más comunicación

La comunicación es primordial para cualquier relación, pero en el caso de los caseros e inquilinos esta debe ser bastante fluida.

Ambos debéis sentiros cómodos en esa relación. Por ende, las peticiones y los imprevistos de ambas partes tendrán que ser expresadas y cubiertas.

Respeto entre propietario e inquilino

Por supuesto, el respeto es otro de los pilares fundamentales en la relación entre propietarios e inquilinos.

Derecho a la intimidad 

En el caso del propietario, este tendrá que atender las necesidades que manifieste su inquilino y, evidentemente, respetar en todo momento su intimidad

Pago de la renta

Por su parte, el inquilino tendrá que cuidar la vivienda que se le ha confiado y pagar la renta en los plazos previamente acordados. También es importante que se lleve bien con la comunidad de vecinos, así evitará quejas innecesarias.

En ocasiones, hay que ceder

Es posible que no te pongas de acuerdo con tu casero o inquilino. En esos casos, es mejor ser empáticos y no dejarse llevar por un impulso.

Aplica el diálogo y la empatía

¿La petición no es muy descabellada? Entonces, tendrás que ceder en la medida de lo posible o aplicar el diálogo para llegar a un consenso. 

De esta forma, evitarás un conflicto innecesario y la relación no se resentirá.

Resuelve las urgencias con eficacia

Puede que no te gusten las llamadas durante el trabajo o en las reuniones familiares. Pero, si tu inquilino tiene una urgencia (una fuga de agua, cortes eléctricos, daños en los electrodomésticos…) deberías responder de la forma más rápida posible. 

A ser posible, en el mismo día para que tu inquilino no sufra daños mayores en la vivienda y pueda continuar con su vida con plena normalidad. Esto es imprescindible en una relación entre propietarios e inquilinos. 

Al teléfono…

Si vas a llamar, es fundamental que seas claro a la hora de expresarte y que practiques la escucha activa. 

Haz las preguntas que consideres

Toma nota de las sugerencias o peticiones, sé educado en todo momento y haz todas las preguntas necesarias (siempre desde el respeto). 

Deja constancia por escrito

Como dice el refranero popular: las palabras se las lleva el viento. Por esta razón, es mucho mejor que todos los acuerdos durante la vigencia del alquiler queden por escrito. 

Si puedes, evita comunicarte por teléfono (a no ser que se trate de una urgencia o la relación sea de plena confianza) y deja constancia de cada una de las comunicaciones por escrito, ya sea por correo electrónico o mensaje de texto.  

En definitiva:

La relación entre propietarios e inquilinos requiere de respeto, empatía y comunicación. Si se aplican estos tres puntos desde un inicio, podrás llevarte bien con tu inquilino o casero y resolver cualquier problema con éxito. 

Además…

  • Las condiciones deberán quedar claras desde el inicio en el contrato de arrendamiento. 
  • Si eres casero y no dispones de mucho tiempo, una solución eficaz son los intermediarios. 
  • El propietario tendrá que respetar la intimidad del inquilino, y el inquilino pagar el alquiler en los plazos establecidos. 
  • A veces, hay que ceder en las peticiones y aplicar el diálogo para llegar a un acuerdo.
  • Si puedes, deja por escrito los acuerdos a los que lleguéis. 

Si quieres alquilar tu vivienda o encontrar piso…

¿Eres propietario y te gustaría alquilar tu piso? Te garantizamos el cobro de la renta, todos los meses, sin excepción.

Nos encontramos en las capitales de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, aunque nuestros servicios están disponibles en toda España.

También te ayudamos a encontrar la vivienda ideal que se ajuste a tu estilo de vida. 

¡Únete a Wolo! El alquiler online e inteligente. 

Deja un comentario