Categorías
Propietario / Inquilino Seguridad - Propietario

Tu firma digital en un contrato: muy cómodo

Seguramente has oído hablar de ella, pero es posible que nunca la hayas realizado. 

Plasmar tu firma digital en un contrato de alquiler es un trámite muy habitual, sencillo y muy seguro.

Hemos preparado para ti este post, para que tengas toda la información al respecto.

Qué es una firma digital

La firma digital es un trámite mediante el cual se le consigna la identidad de una persona a un documento y, una vez firmado el documento, no puede ser modificado.

No debe sonarte raro, es exactamente lo mismo que sucede con la firma física de toda la vida.

Cuando cogemos un bolígrafo y firmamos un contrato, estamos acreditando que estamos de acuerdo con las condiciones. Además, indicamos nuestra identidad.

La firma electrónica produce igual efecto, así que es como la firma tradicional, pero realizada en un soporte digital. Es decir, en un ordenador, tablet o móvil, ya sea con el ratón, con el dedo o con un lápiz digital.

Date una vuelta por aquí si quieres alquilar tu casa rápido.

¿Para qué sirve la firma digital? 

Básicamente, la firma digital suple a la firma manuscrita. Eso sí, con una grandísima ventaja: permite firmar documentación de forma remota y guardar los documentos en formato electrónico con total validez legal. 

Esto es algo muy interesante, ya que cada vez nos movemos menos presencialmente y consumimos la mayoría de la información por Internet.

La firma digital o electrónica permite reducir costes. Hasta hace poco, cuando no era posible desplazarnos hasta el lugar de firma, nos veíamos obligados a mandar toda la documentación por correo.

Esto constituía un trámite muy engorroso, pues teníamos que firmarla, mandarla y esperar a que nos la devolvieran firmada. Con ello los plazos se disparaban y también el coste.

Firmar un contrato de alquiler o contratar una nueva compañía de teléfono puede realizarse mediante una firma digital sin ningún tipo de problemas. 

Una vez enviamos el email con el documento firmado correctamente, el receptor puede comprobar la identidad del remitente y asegurarse de que nada ha sido modificado. 

Diferencias entre firma digital y certificado digital

Puede que alguna vez hayas tenido que utilizar el certificado digital para realizar algún trámite administrativo. 

Se trata de un documento digital que contiene nuestros datos y permite identificarnos ante un organismo oficial. 

¿Para qué sirve el certificado digital?

Con el certificado electrónico podemos, entre otros trámites:

  • Presentar y liquidar impuestos.
  • Presentar recursos y reclamaciones ante autoridades públicas.
  • Consultar e inscribirse en el padrón municipal.
  • Cumplimentar datos del censo de población y viviendas.
  • Consultar multas.
  • Presentar la Declaración de la Renta. 
  • Consultar por asignaciones de colegios electorales.
  • Firmar electrónicamente documentos y modelos oficiales, etc.

¿Cómo se consigue el certificado digital en España?

  • Accede a la página web de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre (FNMT).
  • Entra en el apartado de ‘servicios’ y después en ‘certificación digital’. 
  • Clic en ‘certificados’ y después se debe elegir la opción ‘certificado persona física’.
  • Selecciona ‘obtener certificado software’. 

La aplicación confirmará tu petición y te enviará un email con un ‘código de solicitud’ que deberás presentar en una oficina de registro para acreditar tu identidad.

Una vez acreditas tu identidad, ya puedes descargar el certificado e instalarlo en tu navegador web.

Cl@ve

En ocasiones puede sustituirse por Cl@ve, un sistema orientado a unificar el acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos.

Permite que puedan identificarse ante la Administración mediante una clave (usuario y contraseña).

Admite dos posibilidades:

  • Cl@ve ocasional ( Cl@ve PIN ): sistema de contraseña temporal, que permite a los usuarios acceder esporádicamente a los servicios.

    Normalmente, se trata de un código PIN que el usuario recibe en el móvil. 
  • Cl@ve permanente : sistema de contraseña de validez duradera en el tiempo, pero no ilimitada, para usuarios habituales.

    Se trata de un usuario y contraseña, reforzado con claves de un solo uso por SMS.

La firma digital o electrónica es tu garabato

La firma electrónica implica que una persona o una empresa verifica una acción a través de un medio electrónico. Tras ella, queda un registro de fecha y hora de la firma.

 Con la firma digital se identifica la persona, la veracidad del documento firmado y que no se ha modificado posteriormente.

La firma digital se emplea tanto para contratos públicos (acompañado del certificado o DNI electrónico) como privados.

En ambos casos, debe existir un software que certifique que la firma es correcta y verifique la fecha en la que se realiza.

¿Por qué la firma digital es tan segura?

La seguridad de la información digitalizada es superior a la de los documentos que se archivan en papel, ya que todas las modificaciones quedan registradas.

Gracias a ello, eliminamos riesgos comunes de los contratos firmados “en papel” como, por ejemplo, la desaparición de páginas no firmadas, los borrones y cambios de fechas.

Puedes estar tranquilo, cuando se realiza una firma digital siempre queda guardada la fecha de firma y la IP del firmante. De esta manera, siempre se sabe desde dónde se hizo la última modificación.

La firma digital en los contratos de alquiler

La firma digital es muy cómoda para los contratos de alquiler, pues evita desplazamientos y ayuda a ahorrar tiempo en papeleo y gestión. 

Además, permite tener la documentación de cada operación inmobiliaria digitalizada y accesible en todo momento.

Ejemplo de firma electrónica con Signaturit.

Un proceso sencillo y que implementamos en Wolo desde siempre:

Fase 1:

  1. El propietario recibe por mail el acuerdo para trabajar con Wolo.
  2. Lee y firma el documento a través de la plataforma Signaturit.
  3. Encontramos al inquilino ideal o garantizamos el cobro de tu alquiler a través de Alquiler Garantizado.

Fase 2:

  1. – El propietario nos valida el contrato de alquiler.
  2. – Propietario e inquilino (y avalista si lo hubiera) reciben el contrato por mail.
  3. – Lo leen y lo firman desde Signaturit. 


Toda la documentación quedará guardada en la plataforma de Wolo para que, tanto inquilino como propietario, puedan consultarla.

Muy simple, sin desplazamientos de ningún tipo. Sin duda, una gran forma de alquilar de manera cómoda y segura.

¿Todavía no conoces Wolo?

La evolución del alquiler, ya en tu ciudad:

Deja un comentario