Categorías
Inversiones Propietario

Invertir en pisos de alquiler: una idea muy rentable

invertir en pisos de alquiler


Si estás pensando en invertir, es posible que hayas barajado la opción de comprar un segundo piso para alquilarlo o venderlo.

También es posible que estés analizando otras opciones, como los fondos de renta fija o el crowdlending

En cualquier caso, debes saber que invertir en pisos de alquiler es una opción muy rentable y segura, ya que obtendrás ingresos extra todos los meses. 

Solo tendrás que asegurarte de encontrar un buen inquilino y redactar adecuadamente el contrato de alquiler.

Si estás pensando en invertir en pisos de alquiler, no te pierdas este post, en el que te daremos todas las claves.

¿Qué tener en cuenta cuando compramos un inmueble para alquilar?

Encontrar una segunda vivienda para invertir no es fácil, por lo que deberás tomártelo con calma y hacer una búsqueda exhaustiva.

Además, antes de comprar el piso tendrás que valorar numerosos aspectos, como:

  • Su precio (y posible revalorización)
  • Los gastos de comunidad
  • La ubicación de la vivienda
  • Los impuestos
  • Los costes de mantenimiento
  • Las posibles reformas y mejoras

Tipos de alquileres para inversores

En función del tipo de inquilino que busques o de la localización del piso, podrás encontrar diferentes tipos de alquileres. Deberás valorarlo antes de invertir en tu segunda vivienda. 

Alquiler estacional 

El alquiler estacional es idóneo para determinadas épocas del año. A este se le sacará rentabilidad en función del lugar y del momento.

Por ejemplo, un apartamento cerca del mar en verano o una casa cerca de la montaña en invierno para hacer rutas y disfrutar de actividades al aire libre. 

Sin embargo, estarás continuamente cambiando de inquilinos, limpiando la vivienda y realizando reparaciones en los muebles. Por tanto, tendrás que valorar si dispones del tiempo (y el dinero) suficiente para gestionarlo.

Alquiler para estudiantes

El alquiler para estudiantes está enfocado a los cursos universitarios. Es decir, el contrato presenta una duración de 9 meses. 

Las características de los propios inquilinos hace que sea un tipo de alquiler más arriesgado. Posibles fiestas y menor cuidado debido a la falta de compromiso con la vivienda que si se tiene, por ejemplo, en un alquiler de largo plazo.

Por otra parte, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), distingue entre arrendamiento de vivienda y arrendamiento de temporada.

«Será considerado un arrendamiento para uso distinto del de vivienda, cuando se trate de arrendamiento de finca urbana celebrado por  temporada, sea esta de verano o cualquier otra».

Por lo tanto, el contrato es plenamente legal siempre que no sea residencia habitual del inquilino, pues de ser así, estaríamos frente a un arrendamiento de vivienda y no de temporada.

Alquiler de vivienda compartida

En algunas zonas, especialmente en las grandes ciudades (como Madrid o Barcelona) o cuando hay un contrato de alquiler con estudiantes, existe la opción de alquilar el piso por habitaciones. 

Esto suele incrementar el precio total del alquiler. Sin embargo, la gestión es mucho más complicada, ya que no se tienes un solo inquilino, sino varios. 

Otra opción es la de permitir el subarriendo a tu inquilino.  De esta manera, él se ocupará de gestionar los alquileres de las habitaciones.

Ahorrarás tiempo y dinero aunque, por contra, perderás el control sobre el resto de los inquilinos. Por esta razón, deberías asegurarte de que tu inquilino es de plena confianza.

En el contrato, el subarrendatario se convierte en el inquilino del inquilino. Por tanto, el inquilino inicial se transforma en arrendador del nuevo inquilino.

Además, en caso de que el nuevo inquilino incumpla el contrato, será el inquilino inicial (subarrendatario) el responsable frente al propietario. Y, por ende, deberá pagarle la cantidad establecida del subarriendo.

Alquiler de larga duración

Esta es la opción más estable y, sin duda, la que recomendamos desde Wolo. El alquiler de larga duración es idóneo para familias, parejas que acaban de independizarse o trabajadores de una zona concreta.

Al ser la vivienda habitual de tu inquilino, el inmueble se mantendrá bien cuidado y se evitarán problemas con los vecinos (más frecuentes en el alquiler turístico o a estudiantes). 

Si estás pensando en invertir en pisos de alquiler, sin duda este es el tipo de contrato que más te conviene.

Alquiler con opción a compra

Si quieres sacarle la máxima rentabilidad a tu vivienda (o estás pensando en venderla) el alquiler con opción a compra es una opción estupenda.

Cobrarás mes a mes el alquiler y, transcurrido unos años, podrás venderle el piso a tu inquilino.

De esta forma, tendrás la certeza de que tu inquilino cuidará la casa, tendrás la venta del inmueble fácil y te beneficiarás de las ventajas fiscales mientras dure el contrato de alquiler. 

Construir e invertir en pisos de alquiler 

En Europa y Estados Unidos hace tiempo que existe una tendencia a construir para alquilar. Es lo que se conoce como ‘build to rent’.

Los fondos de inversión han pasado de construir para vender a construir para alquilar. Esto se debe a que, a lo largo de la vida de un inmueble, la rentabilidad del alquiler es mucho mayor que en la venta.

Además, alquilar es mucho más fácil que vender y requiere de menos trámites.

Si quieres descubrir más sobre este tema, en el siguiente post podrás encontrar más detalles.

La figura del crowdfunding inmobiliario 

Es un método por el que cualquier persona puede acceder a una plataforma online y llevar a cabo inversiones para un proyecto inmobiliario. 

Es decir, el usuario financiará una parte de un proyecto inmobiliario completo. Así, en este modelo de negocio existen dos partes involucradas: los inversores y los promotores inmobiliarios, y para ambos los beneficios son numerosos. 

El crowdfunding inmobiliario ha supuesto una gran revolución en uno de los sectores que más se ha resistido a los cambios tecnológicos durante años, el sector inmobiliario. 

Algunas plataformas españolas que se dedican a este negocio son Estateguru, Evoestate o Urbanitae, entre muchos otros. 

Invertir en pisos de alquiler es más rentable que vender 

Con todo, queda claro que invertir en pisos de alquiler es mucho más rentable a largo plazo que vender. Obtendrás unos ingresos fijos mes a mes y evitarás todos los trámites burocráticos que suponen un gasto de tiempo y dinero. 

Es la mejor opción en caso de que quieras conservar la vivienda o que desees dejársela en herencia a un familiar. 

Sin duda, es mejor pensar en la rentabilidad a largo plazo, ya que conseguirás más beneficios económicos.

Wolo, una opción ideal para disfrutar de la rentabilidad de la inversión

¿Ya te has decidido a invertir en pisos de alquiler? ¡Fantástico! 

Ahora queda la parte más importante de todas: la búsqueda de inquilinos responsables que cuiden de tu piso como si fuera suyo. En Wolo, te ayudamos a encontrar el ideal.

Además, garantizamos el alquiler de tu vivienda, por lo que no sufrirás impagos o demoras en los pagos. Cobra cada mes y sin excepciones.

En definitiva…

  • Alquilar es mucho más rentable que vender y requiere de menos trámites.
  • Antes de comprar el piso deberás valorar su precio y los gastos.
  • Existen diferentes tipos de alquileres, por lo que deberás encontrar el que se adapte a tus necesidades concretas.
  • Los fondos de inversión, cada vez más, se dedican a construir viviendas para alquilarlas posteriormente. 

¿Todavía no conoces Wolo?

En Wolo, nos encargamos de todo para que no tengas que preocuparte por nada. Te ayudamos a encontrar al inquilino ideal que se adapte plenamente a tu vivienda y garantizamos el cobro de tu alquiler, pase lo que pase.

Además, en el caso de que haya vivido previamente de alquiler, solicitamos referencias a otros propietarios.

¡Descubre la evolución del alquiler!

Deja un comentario