Categorías
Propietario

Requisitos, contexto y opciones para alquilar tu piso (propietario)

Ya sea que alquilas tu piso por primera vez o que ya tienes experiencia como arrendador, si hay algo que tienes que tener muy claro son los requisitos para alquilar tu piso como propietario, el comportamiento del mercado en tu zona y cuáles son tus opciones para hacerlo.

En este artículo vamos un paso más allá y realizamos un análisis que va desde la situación actual del mercado español y europeo hasta lo estrictamente necesario en cuanto a los requisitos para alquilar tu piso y cuál es la opción más conveniente para hacerlo.

Checklist de tareas

Contexto del mercado nacional y europeo

Si estás pensando en alquilar tu piso tienes que saber que desde hace ya varios años la tendencia a vivir en un piso de alquiler en España es ascendente.

Según la Encuesta Continua de Hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el aumento de los pisos de alquiler en España ha sido de un 15,7% entre el 2013 y el 2019, lo que representa un incremento de casi medio millón de pisos puestos en alquiler en todo el país. Y el porcentaje va en aumento.

A día de hoy, ya son más de 3,4 millones de hogares los que viven en régimen de alquiler en nuestro país. Esto representa un 23,8% del total de viviendas según datos publicados por statista.com.

Si comparamos la realidad del mercado inmobiliario español con la de otros países de la Unión Europea, vemos que por ejemplo en Francia, Dinamarca o Suecia este porcentaje se ubica entre un 35% y un 40%, y en Alemania o Austria asciende hasta casi un 50%, lo que reafirma aún más esta tendencia a vivir en pisos de alquiler.

Es que cada vez más personas prefieren tener la libertad de poder cambiar de vivienda según sus necesidades del momento, en vez de atarse a un sitio que quizás el día de mañana ya no cubra sus necesidades, y esto favorece al mercado de los alquileres residenciales.

Requisitos para alquilar tu piso como propietario

Aunque parezca obvio, para alquilar una vivienda como propietario hace falta más que solo tener el piso.  Hay otros aspectos a tener en cuenta para garantizar que todos los documentos referentes a la titularidad y propiedad están en orden.

Básicamente, no se puede alquilar un piso que pertenece a otra persona o que no tiene la documentación en regla.

Empezamos…

Escritura o título de propiedad 

Lo primero es la escritura o título de propiedad del piso. Este documento acredita que el arrendador es efectivamente el dueño de la vivienda y por tanto podrá alquilarla.

Cédula de habitabilidad 

La cédula de Habitabilidad certifica que la vivienda cumple los requisitos mínimos para ser habitada. Se consigue a través de un arquitecto o un arquitecto técnico y debe estar visada por su colegio para luego presentarse en el ente correspondiente de cada comunidad autónoma. En el caso de la comunidad de Madrid no es obligatoria y puede ser sustituido por la licencia de primera ocupación. En el caso de Cataluña, sí es obligatorio presentar este documento antes de alquilar tu piso.

Certificado energético 

Este documento se renueva cada 10 años y es obligatorio desde el año 2013. Lo expide un técnico certificado y no es más que una etiqueta que dice el nivel de CO2 que emite tu piso a la atmósfera. La escala va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente) y se debe incluir en la publicación de la propiedad.

Facturas de suministros y últimos pagos del IBI

Si aún no has dado de alta los suministros (luz, agua y gas) deberás hacerlo. Y si ya los tienes, debes comprobar que no existen pagos atrasados que puedan recaer sobre el inquilino. Lo mismo con el Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI).

Licencia de primera ocupación 

En el caso de que tu piso sea nuevo o esté recién reformado necesitarás la Licencia de Primera Ocupación. Este documento certifica que las obras se han hecho de acuerdo al proyecto inicial por el que fueron aprobadas.

El contrato de alquiler

Este es sin duda uno de los puntos más importantes en el proceso de alquilar y es donde la mayoría de los propietarios tienen dudas porque quieren estar seguros de tener un buen contrato que cubra todas las posibles contingencias y tenga las garantías tanto para propietarios como inquilinos.

El contrato de alquiler debe incluir el importe de la mensualidad, la forma de pago y la actualización anual de la renta. Debe a su vez estar explícita la duración del mismo y las condiciones de las prórrogas en caso de que estén estipuladas y los motivos para la resolución del contrato (por ejemplo daños o retraso en los pagos). 

En caso de que el piso esté amueblado debe también incluir el inventario de los electrodomésticos y el mobiliario con su estado actual así como el importe de la fianza y garantías adicionales, si las hubiera.

Fianza y garantías adicionales

La fianza legal, según la Ley de Arrendamientos Urbanos, es de una mensualidad y debe ser depositada en el organismo correspondiente a cada Comunidad Autónoma. En Madrid, por ejemplo, es la Agencia de Vivienda Social y en Barcelona el INCASOL

Todas las cantidades por encima de la fianza serán consideradas garantías adicionales.

Si cumples todos los requisitos pero no sabes por dónde empezar, no te agobies. Lo mejor es contactar con profesionales para que te ayuden. En Wolo, ayudamos a los propietarios que trabajan con nosotros a alquilar sus pisos de forma gratuita asesorándolos a lo largo de todo el camino para alquilar su piso con toda la tranquilidad.

Además, ofrecemos la posibilidad de garantizar el cobro de tu alquiler cada mes para evitar cualquier sobresalto.

Garantizar el cobro de mi alquiler

Ahora que ya sabes cuáles son los requisitos para alquilar tu piso como propietario te preguntarás qué opciones tienes y cuál es la más conveniente. ¡Pues allá vamos!

¿Cuál es la mejor opción para el alquiler de tu piso?

Como comentábamos en nuestro artículo “Alquilar mi piso vacío…. ¿como turístico o residencial?”, ofrecer un piso para alquiler residencial es una opción que dado el contexto de pandemia actual, ha ganado mucho terreno frente a otras opciones.

Con la caída del turismo en España del 76% en agosto del 2020 respecto al mismo período del año anterior y la incertidumbre sobre los viajes a nivel internacional derivada de la COVID-19 para los próximos 2 años, la demanda de los alquileres turísticos y temporales se ha visto directamente afectada.

En Wolo, donde nos dedicamos exclusivamente a los alquileres residenciales y lo hacemos con un sistema ágil y digital que permite además garantizar el cobro del alquiler cada mes sin excepciones, vemos como cada día más propietarios que deciden optar por la modalidad del alquiler de largo plazo.

A final de cuentas, el alquiler residencial es una opción más segura y menos volátil que ofrece un ingreso mensual recurrente, mayor facilidad de gestión y menor rotación de inquilinos.

————————————

¿Necesitas ayuda para encontrar inquilino? ¿Quieres garantizar el cobro de tu alquiler cada mes? ¿O quieres delegar la gestión y no preocuparte por nada? En Wolo nos encargamos de todo. ¡Contáctanos!

Enviar email
Enviar WhatsApp